AHORRANDO YENES

Cómo comprar sin impuestos (tax free) en Japón

Las compras libres de impuestos han supuesto un boom en Japón en los últimos años debido a su sencillez y cambios de política en el Gobierno.

Las compras libres de impuestos, conocidas por su nombre en inglés -tax free-, son un fenómeno relativamente nuevo en Japón, pero que ha calado muy fuerte entre la creciente base de turistas que visitan el país. Hasta hace 1997, los impuestos al consumo en Japón eran de sólo el 3%, por lo que este tipo de compras apenas suponía un ahorro.

Ahora, los impuestos a las compras son del 8%, con la previsión de elevarse hasta el 10% en octubre de 2019, por lo que comienzan a ser un ahorro jugoso para el turista extranjero, sobre todo si tenemos en cuenta lo sencillo que es comprar tax free en Japón. El 1 de octubre de 2014 entró en vigor una nueva ley en Japón que simplifica el proceso de compra sin impuestos y agiliza los trámites.

¿Quién puede comprar sin impuestos en Japón?

Para poder beneficiarte de las compras tax free en Japón necezitas:

- Ser un visitante temporal con el visado de 6 meses en tu pasaporte extranjero

- Disponer de un pasaporte diplomático

- Pasaportes japoneses que hayan estado viviendo más de 2 años fuera del país

¿Qué se puede comprar tax free en Japón?

Prácticamente de todo... Existen principalmente dos grupos de compras libres de impuestos:

Productos generales

Como ropa, tecnología, etc. El único requisito es que la compra sea superior a los 5.000 ó 10.000 yenes en una misma tienda en un mismo día. Estos productos deben salir del país cuando se te termine el tiempo de visado en tu pasaporte. Te ahorrarás el 8% del impuesto, aunque algunas tiendas añaden una pequeña comisión por el proceso. La devolución suele ser instantánea o bien se te descuenta directamente del precio.

Consumibles

Como comida, bebida, cosméticos, papelería, es decir, todo producto que se gaste. En este caso las tiendas te entregarán los productos en una bolsa sellada que te comprometes a no abrir hasta que abandones el país. Además, las compras de consumibles están limitadas a 500.000 yenes por persona, día y tienda, y te comprometes a abandonar el país en los 30 días siguientes a la compra.

¿Cómo es el proceso de compra tax free?

En primer lugar, debes asegurarte que el comercio en el que estás comprando es tax free (ya casi todos lo son, y suelen distinguirse por un letrero que lo indica a la entrada) y cuáles son los requisitos mínimos de compra (5.000 ó 10.000 yenes en función del establecimiento). Es imprescindible que acudas con tu pasaporte original (no sirven fotocopias). Muchos comercios, además, disponen de cajas especiales tax free o mostradores separados. Tienes que tener en cuenta además que muchas tiendas muestran el precio sin impuestos, por lo que la cantidad marcada es la que finalmente acabarás pagando.

Las tiendas Tax Free son cada vez más frecuentes en JapónLas tiendas Tax Free son cada vez más frecuentes en Japón

Sólo tienes que entregar tu pasaporte, y o bien realizarán el descuento en el acto, o te lo abonarán tras pagar la compra. Una vez realizada la compra tax free, añadirán el ticket de compra y un formulario a tu pasaporte, y todo irá sellado.

Cuando abandones Japón en el aeropuerto, la teoría dice que debes entregar los tickets y formularios de tu pasaporte en aduanas y llevar a mano todas tus compras para inspección. La realidad es que, debido a la popularidad de las compras libres de impuestos, no se suele realizar ningún control sobre lo que te llevas, ni siquiera en muchos casos te requerirán los formularios del pasaporte, que en muchos aeropuertos puedes incluso depositar en una bandeja.

Otros consejos para ahorrar

Además de las compras libres de impuestos, que suponen un ahorro del 8% de impuestos, es frecuente que las grandes cadenas de tiendas de regalos, electrónica o ropa tengan descuentos adicionales para los turistas. Lo más recomendable es que pidas guías de viaje o cupones en tu hotel, ya que suelen incluir estos vales de descuento para los turistas.

También puedes consultar las páginas web de las tiendas o de tu tarjeta de crédito, ya que muchas de estas promociones están asociadas a pagar con un determinado tipo de tarjeta.